Cristiano canta con el Bernabéu: “¡Balón de Oro, Cristiano!…”

El astro portugués se vio eufórico durante la celebración

Screenshot_2017-06-04-18-46-54-1

“Esta temporada todas las piezas vuelven a encajar y hacemos historia: 33 Ligas y 12 Copas de Europa”, con este mensaje proyectado en las pantallas gigantes del estadio empezó el espectáculo. Fuerte, rotundo. Con letras y números de Oro, a la altura de este Real Madrid. Y los 84.000 madridistas lanzaron otro mensaje en mitad de la fiesta: “Balón de Oro, Cristiano Balón de Oro”.

 

 

 

El estadio se apagó a las 22:25. Todos dispuestos a celebrar el Doblete: la Liga y la Copa de Europa, algo que no ocurría desde 1958. Los campeones llegaron de Cibeles al Santiago Bernabéu con retraso. Mientras, en las pantallas gigantes se proyectaban vídeos musicales (Maluma, Macaco, Miley Cirus y como no el Despacito que acabó cantando todo el estadio), se hacía la ola o se recordaba a Piqué.

 

El primero en aparecer fue Zidane. Es adoración la que hay por el entrenador que ha conseguido dos Champions League seguidas. Con él salió su cuerpo técnico. Todos se dirigieron hacía el escenario colocado en el centro del terreno de juego.

 

Por Isco se cayeron las gradas. Los pelos de punta al escuchar al Bernabéu gritar “Isco, Isco, Isco”. Morata también tiene su público, igual que Lucas Vázquez. Asensio no podía creerse el ambientazo que había en la grada. Es novato en celebraciones. Modric apareció con su eterna sonrisa, esa que junto a su juego enamora al Bernabéu. Coentrao, el único que no estuvo en la fiesta por fiebre y vómitos, también tuvo su segundo de gloria.

 

Casemiro fue uno de los ídolos de la noche. Su gol en Cardiff le da el pase directo a la historia del Madrid y Bale vive su momento más dulce con el madridismo. Salió aplaudiendo, tranquilo, mientras sus compañeros bailaban sin parar sobre el escenario.

 

James apareció sin sonrisa. La recuperó en el escenario. Kroos devolvió con besos los aplausos del madridismo y Nacho es el canterano perfecto que a todo el mundo gusta. Y llegó el turno de Pepe. El madridismo no quiere que se vaya y se lo demostró anoche.

 

Un rotundo “Siuuuu” sonó en el Bernabéu cuando apareció Cristiano. Con nuevo look, con bufanda y bandera y sonrisa profidén. “Cristiano, Cristiano, Cristiano”. Igual de increíble fue la salida de Marcelo, que llegó con la Liga número 33. Esa copa que pedían Bale y Modric en las celebraciones y que por fin ya está en el museo del Bernabéu.

 

El último en salir fue el capitán. Sergio Ramos no salió solo, con el la Duodécima y una corona en su cabeza que simbolizaba la realidad del momento, que el Real Madrid es el Rey de Europa. “Este equipo ha creído y hemos hecho un doblete maravilloso. Valoradlo que hace mucho que no lo vemos. Gracias por emocionarnos y por hacernos creer siempre”. Abrió los discursos y le dio la palabra a Zidane: “Gracias a todos vosotros porque se ha hecho un año espectacular y gracias porque habéis creído siempre en nosotros”. Cristiano fue el último en hablar: “Vamos chicos: uno, dos y tres, siuuuu. Gracias por venir. Fue una temporada espectacular. Gracias a vosotros”. Y de pronto 83.000 gargantas le interrumpieron: “Balón de Oro, Cristiano Balón de Oro”. Y el portugués se emocionó: “Gracias afición, muchas gracias”.

“Piqué, cabrón saluda al campeón”, volvió a resonar en la grada, pero el grito que se diluyó cuando empezó a sonar el himno de la Décima y ya de la Undécima y la Duodécima. Un espectáculo increíble de fuegos artificiales daba por terminada la fiesta. Impresionante. Sólo quedaba la vuelta de honor. Ya con todas las luces, con la familia, con los niños. Las pantallas gigantes del estadio mostraban a Pepe caminando con su hija pequeña dando las gracias y despidiéndose.

Fuente: AS

Loading...

COMENTA! DI ALGO! LO QUE SEA!