De galán de novelas a repartidor de pizza: Así es la vida de este actor venezolano en EEUU

Guillermo García abandonó las cámaras en Venezuela para trabajar como repartidor de pizza en Los Ángeles, mientras continúa en la búsqueda de sueños

guille

Recientemente, el actor venezolano Ricardo Álamo fue noticia en el país luego de que confesara que trabajaba como taxista de Uber en Estados Unidos, lo que generó muchas críticas por parte de los fanáticos; sin embargo, este no es el único talento criollo que ha abandonado su título de “galán de novela” para dedicarse a otros oficios mientras consolidan su internacionalización.

El protagonista de la película “Azul y no tan Rosa”, Guillermo García, es otro de estos artistas que ha abandonado las cámaras en su país para trabajar como repartidor de pizza en Los Ángeles, mientras continúa en la búsqueda de sueños y esperando la oportunidad de su vida, así lo publicó el periodista Daniel Ferrer en su cuenta de Instagram.

“El venezolano visualiza a sus artistas a través del cristal de la perfección, sin necesidades, en mansiones y con un Ferrari, y eso pudo ser real en los 80’s, pero ahora NO“, escribió.

Asimismo, enfatizó que el cambio que requiere el país inicia con el cambio interior de cada persona y que no se puede juzgar ligeramente a estos actores sin conocer cómo ha sido su vida.

“Cuando te encuentres a alguno de ellos en la calle NO CRITIQUES (…) dile que pronto volveremos a ser la Venezuela que soñamos, recuérdale con tus acciones quienes somos los venezolanos y no los hagas dudar. ¿MERECEMOS un mejor país? Iniciemos por nosotros, siendo la mejor versión de cada uno. Cada persona que vemos está librando su propia batalla“, expresó.

El venezolano visualiza a sus artistas a través del cristal de la perfección, sin necesidades, en mansiones y con un Ferrari, y eso pudo ser real en los 80’s, pero ahora NO. Nos sorprende llegar a Miami y darnos cuenta que ni a Gaby Espino le va como uno cree que le va a #GabyEspino y aunque ella camina con photoshop incluido le toca ser actriz, animadora, empresaria, productora y mil cosas más. Nuestros artistas caminan por el #InternacionalMall y se sienten como en el #Sambil (Levitando como pavos reales), no están exceptos de críticas y señalamientos, congelaron sus egos y ahora dividen sus tiempos entre los casting y trabajos diversos que les ayude a cubrir alquiler, carro, gasolina y comida para empezar. Mil dólares suena a mucho dinero en Venezuela, pero en Estados Unidos es casi imposible vivir con esa cantidad. ¿@ricardoalamonirvana es taxista? ¡Que bolas! ¿Y él no era el galán de las telenovelas?, si lo era. También es un empresario y director, pero antes de todas esas profesiones, es un hermano venezolano, es hijo, un padre que necesita buscar el sustento de su familia. Mi bro @elguillegarciaa reparte pizzas en L.A. aun cuando sabe que en #Venezuela podría protagonizar todos mis proyectos, pero no, el sigue en busca de sus sueños, cazando oportunidades, y viviendo en un lugar que lo haga sentir que está en un país normal. Otros compañeros han tenido que abandonar las cámaras y las tablas por las mesas de los restaurantes o por atender tiendas en #DolphinMall. ¿Ya no merecen nuestro reconocimiento? ¿Es injusto? Si, injusto que tuvieran que abandonar nuestro país en busca de vida, de seguridad, de alimentación, de las oportunidades que nuestra tierra no les puede ofrecer. Cuando te encuentres a alguno de ellos en la calle NO CRITIQUES, ve y abrázalo, recuérdale la admiración que sientes por su trabajo, sonríele siempre y dile que pronto volveremos a ser la Venezuela que soñamos, recuérdale con tus acciones quienes somos los venezolanos y no los hagas dudar. ¿MERECEMOS un mejor país? Iniciemos por nosotros, siendo la mejor versión de cada uno. Cada persona que vemos está librando su propia batalla. #DeRestoTodoBien

A post shared by Daniel Ferrer Cubillán (@danielferrerc) on

Fuente: El Cooperante

Loading...

COMENTA! DI ALGO! LO QUE SEA!