El drama de Rio Ferdinand tras la muerte de su esposa

Narra los difíciles momentos por los que pasó al principio.

14901678003580 (1)

La vida de Rio Ferdinand sufrió un cambio tras el fallecimiento de su esposa Rebecca Ellison en 2015, a causa de un cáncer de mama. El exdefensa del United se quedó viudo con 36 años y con tres hijos pequeños a su cargo, dejando el fútbol sólo un mes después de perder a su mujer.

La BBC emitirá el próximo martes un documental sobre su vida titulado ‘Rio Ferdinand: Ser padre y madre’ en los que narra los difíciles momentos por los que pasó al principio.

“Nadie está preparado para sufrir una pérdida así. Antes de irse, ella me dijo que sería un papá y una mamá estupendo para los niños. Yo nunca pensé que pasaría. Pero ella se marchó diez semanas después de diagnosticársele el cáncer”, explicó en una entrevista a Radio Times.

De no hacer nada a ser padre y madre a la vez

Ferdinand reconoce que pasó de no hacer absolutamente nada a hacer de padre y madre de noche a la mañana: “Todo me lo daban hecho. Tu equipación está ya en tu taquilla. Y cuando te cambias, la tiras al suelo y la dejas. Luego viene alguien, la recoge y se la lleva. Lo mismo ocurre con las botas, llenas de barro. Cuando llegas a un aeropuerto, ni siquiera miras un cartel, sólo tienes que seguir los pies de otros”.

“Cuando nos íbamos de vacaciones, todo lo que tenía que hacer era preparar mi propia maleta porque Rebecca había hecho todo lo demás. Incluso yo mismo me preguntaba: ‘¿Cómo voy al médico?’ Sólo había visto al médico del club. No tenía ni idea de cómo hacerlo“.

“Ahora entiendo la importancia que tenía como madre. Nosotros los hombres somos ignorantes. Muchas mujeres cuidan de la familia y del hogar, y creemos que eso no es un trabajo. Es un trabajo muy duro”.

Cayó en las garras del alcohol

“Al principio bebía mucho por las noches después de acostar a los niños. Hasta que un día me desperté, y no era capaz de llevarles al colegio. Incluso tuve un accidente de coche. Y me di cuenta de que no podía seguir así. Sufrí ataques de pánico. Necesitaba ayuda“.

Ferdinand admite que al principio se sintió incapacitado para cuidar sus hijos en ausencia de Rebecca: “Pensé que hiciera lo que hiciera nunca será suficiente para ellos. Yo solía despertarme, vestirme, desayunar con ellos, y luego los llevaba al colegio y me iba a entrenar. Pensaba que estaba cumpliendo mi parte. Pero esa era la parte fácil… ¿Dónde están sus zapatos? ¿Dónde están su ropa? ¿Dónde están sus mochilas?…”.

Fuente: MARCA

Loading...

COMENTA! DI ALGO! LO QUE SEA!