Es malo, pero no importa: “Ozzie” Guillén es el alcahuete de su hijo en Tiburones

Ozney Guillén debutó este año con La Guaira, pero dejó mucho que desear

Como dicen por ahí: es mejor que no se ligue el parentesco en cuestiones de trabajo porque no habrá objetividad. Lo mismo le pasa a Oswaldo Guillén, el mánager de los clasificados Tiburones de La Guaira. Desde siempre le ha gustado tener a sus hijos en el dugout e involucrarlos de alguna manera en los equipos que dirige. Lo hizo con los Medias Blancas de Chicago, también con los Marlins de Miami y ahora, con los escualos, no hubo una excepción durante la ronda regular.

El problema es que con los clubes de Grandes Ligas mencionados anteriormente no había tanto problema porque no estaban en la edad de jugar pelota en un conjunto de alto nivel.


zzzGUILLEN

Pero ahora, a diferencia de en aquella época, hay dos problemas: 1) al menos Ozney, uno de los retoños de “Ozzie”, SIGUE SIN ESTAR LISTO y 2) es malo como pelotero. Pero esto su papi no lo entiende y durante esta campaña del béisbol profesional venezolano ocurrió algo que no habría ocurrido jamás si Oswaldo Guillén no hubiese tomado el timón de los litoralenses: su hijo Ozney debutó en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional con Tiburones y participó en 18 compromisos de la fase eliminatoria.

Esa cantidad de encuentros en los que estuvo el hijo del estratega fue suficiente para darnos cuenta de que el tipo no tiene las mismas condiciones y aptitudes que alguna vez tuvo su padre para brillar no solo en Venezuela, sino también en la Gran Carpa, donde se convirtió incluso en el segundo Novato del Año nacido en esta tierra.

Lee también: Los fans de Tiburones tienen a Ozzie Guillén “Hasta la coronilla”

¿Quieres que te mostremos números? Bueno, eso es facilito, no tienes que pedirnos eso dos veces. Guillén, quien se desempeñó en los jardines, apenas bateó para .276 de average, tomó 29 turnos y disparó ocho hits, todos ellos fueron sencillos, a excepción de un doblete. Apenas empujó dos carreras y su poder fue prácticamente nulo.

A Ozney parece no alcanzarle su buena altura y su buen peso para tener calidad. Mide 1.88 metros y pesa 94.05 kilogramos, pero no le es suficiente.

Pese a todo esto que te estamos diciendo, “Ozzie” sigue teniendo a Ozney a su lado porque le hacen su vida “mejor y feliz”. Sí, pero que entonces deje eso a un lado y no comprometa el éxito que pueda tener su equipo por darle unos turnitos a su hijo y cumplirle sus caprichos, que siempre han sido jugar pelota profesional en un nivel bastante competitivo. Y aprovechando que “papi” es el mánager de Tiburones, ¿por qué no decirle y hacerle pucheros para que me ponga a jugar así yo sea más malo que alguien que le pega a su madre?

Lee también: “Ozzie” Guillén no se la cala: Explotó en Twitter y le sacó la madre a un fanático

De hecho, este mismo martes papá “Ozzie” montó una foto en su Twitter acompañado de Ozney en el dugout de La Guaira. Pareciera que incluso el chamo influye en las decisiones que toma su padre, cosa que sería completamente irresponsable de parte de un hombre que ganó hasta una Serie Mundial en las Mayores con Chicago en 2005. Pero… ya va… tampoco estaría mal del todo si eso es cierto. Tiburones logró el objetivo de clasificar. Miren ustedes, quizás el hijo del excampocorto tenga más futuro como técnico que como bateador, porque estamos claros de que como bateador es un total e inmenso bostezo.

“Estos momentos me hacen la vida mejor y feliz, tener a mi hijo al lado. @OzneyGuillen a mi lado en las buenas y en las malas”, posteó “Ozzie” en la foto que subió a la red social del pajarito azul.

Loading...

COMENTA! DI ALGO! LO QUE SEA!