La crisis llegó a los palcos de prensa de la LVBP

Los periodistas que cubren la LVBP ya no reciben los tickets de comida por juego

Los periodistas que cubren la LVBP se llevan su comida en "loncheras" para ahorrar
Los periodistas que cubren la LVBP se llevan su comida en “loncheras” para ahorrar

Crisis es una palabra que tiene años de moda en Venezuela, por donde usted camina la escuchará, la sentirá y la vivirá, pretender que no existe es vivir en “Disneylandia”, donde todo es alegría y fantasía.

En el béisbol profesional venezolano también se vive la dieta “Maduro”, esa que según él, te pone duro. Eso lo he escuchado de peloteros jóvenes que dice que lo que ganan les ayuda poco para su familia, mientras que el cubrir juegos en vivo y directo dejó de ser algo en lo que recibías un beneficio por pasar hasta seis y siete horas en un estadio.

Los periodistas que trabajan de manera presencial sufren porque deben lidiar con el mal servicio de internet que brindan los equipos en los palcos de prensa, los pocos reportes que dan por falta de papel y quizás el que más golpeas a los reporteros, la comida, antes tenían ese beneficio, el equipo home club le daba tickets a quienes cubrían los juegos, ahora ni eso.

El tener que ir temprano al estadio es el deber ser de todo periodista que se respete, eso permite entrevista a cuerpo técnico, jugadores, gerentes, enterarse de todo lo que pasa alrededor de los equipos que jugarán ese día y por supuesto enterarnos de los chismes que pululan en el diamante.

Esta temporada ha sido dura, pues al no tener los benditos tickets o entrar a la lista de comida, obliga al periodista en cuestión a sacar dinero de su bolsillo, esto no se trata de “quechar” o “gorrear”, hablamos de que un reportero llega al estadio a las 3 de la tarde y se va entre 11 y 12 de la noche. El sueldo de un periodista es prácticamente el mínimo y cada comida en el estadio oscila entre 3 mil y 5 mil bolívares, multipliquen eso por cinco y hasta seis días a la semana, lo que ganas se te va en dos semanas de cobertura, ni pensar que el periódico responda por eso, porque es de dominio público cuan miserables son los dueños de medios.

En una cobertura en Caracas me dieron un vale por 1500 bolívares, tuve que completar con 2 mil más para poder comer, luego en Maracaibo me dijeron “no mijo, los tickets murieron, ahora son pa’ puro circuito radial visitante”, sin contar que el internet del Luis Aparicio es de los peores de la liga. En Maracay bien gracias, cero comida.

El tema de la alimentación era un beneficio que gozaban quienes cubrían los juegos de la LVBP, pero que lamentablemente toda la situación país contagió el mayor pasatiempo de Venezuela. En los palcos ha disminuido la presencia de periodistas, también porque pagar horas extras es complicado y también hay que incluir el traslado. Lo más sano sería poner en las pantallas gigante de los estadios un capítulo de esos de “Pare de sufrir”

La crisis no solo golpea a los fanáticos, también lo hace con la prensa cuando le toca lidiar con el internet, jefes de prensa mediocres, el divismo de los peloteros, los porteros de los estadios y ahora el tema de la alimentación, pero como dicen por ahí no hay mal que dure 109 años, sino pregúntele a los Cachorros de Chicago.

Loading...

COMENTA! DI ALGO! LO QUE SEA!