(+fotos) Ella es Michelle, la catirota de campeonato del boxeador venezolano Jorge Linares

La esposa del pugilista es toda una escultura

Quizás la conquista más importante de Jorge Linares no sea el título de la WBC o el de la WBA. Su campeonato más impactante y de calidad lo tiene en casa: su esposa Michelle, una catirota que no tiene nada que envidiarle al resto.

El físico de la esposa del boxeador venezolano está para enmarcarlo en el cuadro más grande, para clonarlo o, como es el caso, para quedar bobo viendo sus fotos de escándalo. La mujer tiene unos labios que le dan pelea a Angelina Jolie sin problemas y unas lolas que se quedarán grabadas en tu cabeza. Del abdomen, ni hablar.

Diariamente hace ejercicios y es usual que haga alarde de su cuerpa, de los productos que usa para cuidarse y de los lugares que visita cuando Jorge pelea.

Pero sin hablar más, aquí tienes, pillín:

Capture10
Michelle y Jorge se gozan la vida alrededor del mundo

Lo que te estábamos diciendo de los labios, los cuales por cierto cuida mucho con productos y objetos para que se mantengan causando el efecto que te causarán… ¡YA!

Capture7

Esta chama está obsesionada con la onda fitness, dice que le gusta el boxeo y aparte lo suyo es el diseño de modas. Ahora impulsada por el estrellato de Jorge, intenta conseguir una carrera dentro de esa área.

"Esto es lo que amo y por esto es que trabajo duro para lograr todo lo que soñé", escribió en este post
“Esto es lo que amo y por esto es que trabajo duro para lograr todo lo que soñé”, escribió en este post

Si no nos crees lo del fitness y matarse haciendo ejercicios, pilla su escultural abdomen, papá. ¡No juega carritos!

Capture8

Capture2

Capture11

No nos vas a creer, pero la bella Michelle ya tuvo una hija con el boxeador, la pequeña Chloe. No parece, ¿verdad? Pues claro que no. Obvio esta muñecota que levanta queso en su Instagram tiene algunos retoques. ¡Ya se hizo las (.)(.)!

Aquí te dejamos un antes y un después, creemos que ya estaba lo suficientemente bella:

Antes
Antes. Es la del lado derecho, por si acaso
Capture9
Después
Capture
Después

Eso sí: en labores del hogar no se destaca. No lava un plato, no mueve un dedo, no hace la cena. De vez en cuando monta fotos o videos con Chloe para decir que es su todo o algo por el estilo. No sabemos cómo Linares se mantiene siendo un campeón si no se mete buenas papas hechas por su esposita.

La parte mala es que se cree una modelo de la high y es más plástica que nada. ¡Ah, pues! Mira cómo duerme, ¿quién puede dormir así? Solo para que su cuello y sus pómulos se vean bien:

Capture4

Nos produce incomodidad solo de verla, pero cómo dicen por ahí: ¡Cada loco con su tema! Y si esta es la loca, está más que aceptada:

MEME

“Estoy obsesionada con tener la más perfecta e hidratada piel, por eso realmente me tomo tiempo y voy paso a paso para cuidar mi piel”, escribió en un post en su cuenta. Toda una diva.

Ahora entremos en una zona de ejercicios, de sudar. Ella hace ejercicios y tú sudas. ¿Preparado para las siguientes fuertes imágenes? No sabemos de ti, pero nosotros no.

Así hace ejercicio Michelle:

EJERCICIOS

ABDOMEN

EJER

FAP

¿Ya entiendes por qué razón decimos que el verdadero título de Jorge Linares está en su casa? Seguro quedaste enamorado y correrás a su Instagram, pero no te emociones: es privado. No seas mala, Michelle…

MEMEEEE

La misma esposa del criollo contó su atracción por el boxeo y cómo es vivir con el campeón de la WBC:

Jorge supo encontrar la perfección, esto debe ser mejor que una medalla de oro en los Juegos Olímpicos. Pese a lo plástica que pueda ser o las cosas que tenga en la cabeza, Michelle nos demuestra lo bella que es, su físico no tiene competencia y completa la vida de Linares, quien no puede gozar su vida de campeón en un nivel más alto.

En fin, Michelle: Quedamos enamorados de ti, sigue haciendo ejercicios en leggins, por favor. Gordas, absténganse, dejen esa clase de pantalones para profesionales como esta.

¡Hey, Jorge! ¿Cómo te sientes por tener a Michelle?

JORGE

Loading...

COMENTA! DI ALGO! LO QUE SEA!